La insulina es una hormona y pertenece al grupo de medicamentos termolábiles. ¿Qué significa esto? Pues que hay que prestar atención a la temperatura a la que está expuesta el medicamento. Ni puede bajar de cierta temperatura ni exponerlo a más porque sino la insulina perdería propiedades.

La temperatura de conservación varía de si la pluma de insulina está empezada o no. El boli sin usar debemos de mantenerlo en la nevera entre los 4ºC y los 8ºC. Es importante no bajar de los 2ºC, a esa temperatura ya se vería afectada la insulina. 

¿ME HE PUESTO YA LA INSULINA?

Insulclock es capaz de decirte si ya te has pinchado, te recuerda que debes pincharte si aún no lo has hecho, rellena el cuaderno del diabético por ti y hasta es capaz de saber si tu pluma ha estado expuesta a temperaturas que hagan que la insulina pueda haber perdido sus propiedades.



Cuando la pluma de insulina ya está en uso, debemos de conservarla fuera de la nevera entre los 15ºC y los 29ºC. y hasta un máximos de 30. Todas las temperaturas que sean superiores o inferiores a esas cifras, influirán en las propiedades de la insulina.

La verdad es que no andamos con un termómetro para saber la temperatura a la que está expuesta nuestra insulina, simplemente en verano si hace mucho calor le ponemos una funda de frío. ¿No os ha pasado alguna vez que la insulina no os hace el efecto deseado?

¿Quieres LA MEJOR app de DIABETES?

O mira nuestro canal de youtube



Esto puede ser porque la insulina haya estado expuesta a temperaturas no recomendables para su correcta conservación. Con el sistema Insulclock todo esto cambiará. Por fin sabremos a la temperatura que ha estado expuesta nuestra insulina e incluso te avisaremos antes de que inyectes si la temperatura ha alcanzado valores que pudiesen dañarla.

<

p style=»text-align: justify;»>Insulclock registra la temperatura por ti y te pone en sobreaviso para saber en todo momento si la insulina se ha conservado correctamente.

¿Sabes por qué más necesitas Insulclock?