10.000 pasos diarios disminuyen el peso del paciente diabético tipo 2

No cuesta dinero, apenas cuesta esfuerzo, caminar diariamente es el ejercicio perfecto para combatir la diabetes. Está demostrado que llevar una mala alimentación y una vida sedentaria propician la aparición o agravación de esta enfermedad. Está claro que la genética también ayuda, pero si se sigue un estilo de vida saludable se evitan muchas complicaciones.

Un estudio publicado en Diabetes Care por el director National Institute for Health Research Innovation Observatory, Michael Trenell (Universidad de Newcastle, UK), demuestra que andar 10.000 pasos diarios (hora y media, aproximadamente) disminuye el peso del paciente diabético tipo 2.

¿Por qué en los diabéticos de tipo 2 sí se reduce el peso y en los de tipo 1 no? En los tipo 2, los afectados de diabetes son resistententes a la insulina pues la producen sus propios páncreas, en los del tipo 1 no.

No obstante, para mantener la diabetes controlada, bastaría con pasear durante tres cuartos de hora.  La ausencia de ejercicio favorece la aparición de obesidad y sobrepeso, además de generar resistencia a la insulina y daños por déficit circulatorio, y con ello se incrementa la probabilidad de sufrir un accidente cerebrovascular. Caminando se queman calorías, aumenta la energía corporal,  se alivia el estrés y se mantienen controlados los niveles de azúcar. Si es que el deporte es sinónimo de beneficio, por tanto, se acabaron las excusas y la vida sedentaria… ¡Camina y vive mejor!