Me llamo Ruth y además de tener diabetes tipo 1, también tuve un sueño, competir en bikini fitness. Mi año de debut fue en el 2015 y si me sigues en redes como @diabefit_life podrás ver que mi enfermedad jamás me ha limitado en nada de lo que me proponga.
Mi lema, que siempre me acompaña, es “La diabetes no te hace más fuerte, te obliga a serlo”. Me gusta dar conciencia en un mundo digital a todas las personas a entender que las debilidades que puedan llegar a sufrir a consecuencia de esta enfermedad, son sus mayores fortalezas. Lo intento hacer siempre desde una perspectiva REAL, positiva y motivacional. Nunca imaginé que algo que comenzó en las redes sociales utilizándolas como una manera de motivarme exponiendo mi progreso, pudiera ayudar a muchas personas en su lucha diaria y lo que es más, conseguir motivarles a cumplir sus objetivos sin que una enfermedad les limite.
Pero antes de contaros como conseguí hacer realidad mi sueño, competir en bikini fitness con diabetes tipo 1, sabrías decirme ¿Qué es la diabetes?

¿Qué es la diabetes tipo 1?

La diabetes es una de las principales causas de enfermedad y mortalidad en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que, a nivel mundial, habrá más de 300 millones de diabéticos en 2025.
Se produce por una afección de la hormona insulina, que por diferentes causas deja de funcionar correctamente. La insulina es una hormona del aparato digestivo, su función es facilitar la entrada de la glucosa a las células para que sea aprovechada como energía. Si esta hormona falla, hace que el azúcar en sangre que proviene principalmente de nuestra alimentación no pueda entrar en las células y, por tanto, comience a acumularse en la sangre. ¿Quieres saber cuáles son los valores normales en sangre?

¿Se puede competir en bikini fitness con diabetes?

Mi respuesta es obvia, ¡Claro que se puede! Yo lo hice y por eso estoy escribiendo este post para vosotros. Para contaros como yo lo conseguí.
Hay una frase de Thomas Alva Edison que dice: “La gente que dice no se puede hacer, no debería de interrumpir a quienes lo están haciendo”. Y os puede chocar un poco lo que os voy a decir, pero a veces un profesional médico puede echarte un buen jarro de agua fría encima y decirte que teniendo diabetes TE OLVIDES.
A mí es exactamente lo que me pasó, y claro, sin un conocimiento previo sobre esta enfermedad ¡hasta tu misma te lo llegas a creer!
En mi caso, siempre he sido una persona en la que el deporte y yo hemos ido juntos de la mano. Desde muy pequeña se dieron cuenta de que yo era una persona muy hiperactiva, como decimos en una frase más coloquial “un culo inquieto”. La única forma de que esa pequeña niña descargara toda su energía, era apuntándola a actividades como el fútbol, atletismo, vóleibol, montar en bici, etc.

Os cuento esto porque cuando debuté en diabetes yo ya entrenaba en el gimnasio, siempre me ha encantado el deporte en general pero sobre todo el entrenamiento con pesas. Cuando debuté lo primero que me dijeron es “olvídate del ejercicio anaeróbico, es más, durante el primer año lo mejor será que no practiques ningún tipo de ejercicio hasta que tengamos controlado tu curva de perfil”.
La curva es un término que se usa en el mundo de la diabetes, que consiste en un examen de glucosa con la finalidad de verificar la glucosa que hay en sangre. A partir del resultado de esta prueba el médico podrá indicarte los ajustes que necesitas para tu dieta. Esta prueba lleva su tiempo ya que hasta que el cuerpo se habitúa a los cambios, como puede ser ver cómo reacciona la insulina que te inyectas en el cuerpo, los alimentos a ingerir, etc. es un proceso de adaptación largo. Y sobre todo si además estás en la fase de “luna de miel” una fase en la que tu páncreas por momentos aún sigue produciendo insulina hasta que deja de hacerlo. Hay gente que esta fase puede durarle hasta 3 años, en mi caso me duró 6 meses. De hecho, llegó un momento que llegué a pensar que la diabetes se había ido y me había curado. Pero no, simplemente estaba de viaje de novios (Luna de miel).
En resumen, me dijeron que no podía hacer realidad mi sueño, y para mí fue un motivo más para lograrlo.

Del “no puedes” a “mírame como lo hago”

LO LOGRÉ sí, y lo digo en mayúsculas. Me dijeron que no podía entrenar con pesas, pero mi reacción fue “mírame como lo hago” es más ¡voy a competir y me voy a subir a la tarima! Es cierto que no obtuve el mejor puesto, ni siquiera pasé la primera clasificatoria. Pero para mí, estar allí arriba fue mi mayor reto en la vida, fue una experiencia INEFABLE, algo que no se puedo explicaros con palabras.
Cuando te dicen que tienes una enfermedad crónica “para toda la vida” tu vida cambia, nadie nos prepara o enseña para enfrentarnos a estas noticias tan ásperas. Depende de cada uno la capacidad de hacer frente a las adversidades, transformar el dolor en fuerza para superarse y salir mucho más fortalecida, es sinónimo de resiliencia. Y la diabetes es un claro ejemplo de ello.
¿Fue fácil?, por supuesto que no, pero como para cualquier competidor que decida salir a la tarima.

Pautas a tener en cuenta durante la preparación

Tienes que ser consciente de que en este deporte la paciencia, la constancia y la fuerza de voluntad son fundamentales. Pero con diabetes tienes que serlo el doble. En nuestro caso tenemos un punto a nuestro favor, y es que en nuestro caso no es que nos prohíban comer ciertos alimentos (porque una persona con diabetes puede comer absolutamente todo) simplemente, tenemos una dieta más restrictiva. Por lo tanto, no nos supone a lo mejor tanto esfuerzo como a una persona que jamás ha hecho una dieta.
Teniendo en cuenta que la diabetes es una enfermedad que a cada persona nos afecta de una manera distinta. Os quiero dar una serie de pautas en base a mi experiencia.

Pautas:

  • Tu salud es lo primero. Siempre, SIEMPRE. Entiende que la competición no es nada saludable, pero yo digo que eso dependerá de cómo tú quieras que sea esa competición. El cuerpo se lleva al límite, por lo que si en algún momento no puedes continuar, sufres algún problema fisiológico. ABANDONA.
  • Busca un buen prepardor/a. Lo digo en serio, no te dejes engatusar por preparadores que vivan de su imagen. Busca a alguien que sepa de tu enfermedad, un nutricionista no será suficiente, ya que muchos de ellos no estarán a favor de ello. Tiene que ser alguien especializado en nutrición, diabetes y fisioculturismo. ¿Complicado verdad? No lo es cuando ante pones tu salud por encima de todo, quien busca encuentra. Yo encontré el mío y antes tuve que pasar por unos cuantos hasta dar con el adecuado.
  • Disciplina, cuando entiendes que la disciplina es vida para ti, lo entenderás todo. Ser disciplinado, hacer tus entrenamientos, marcar tu alimentación como tu estilo de vida y no como dieta, serán tus 3 claves del éxito. Solo así conseguirás tener tus mejores controles.
  • No te agobies con el cardio en ayunas, habrá días en los que tu glucemia no te acompañará y te levantes en hipoglucemia, utiliza hidratos de asimilación rápida como la amilopectina. Te darán el aporte energético que necesitas para tu entrenamiento.
  • Juega con la insulina, aquí es donde aprenderás a escuchar a tu cuerpo. Tienes que entender que cuando el porcentaje de grasa es más bajo, te vuelves más sensible a la insulina, es decir, su asimilación es fugaz. Tienes que saber bajar tu dosis, teniendo en cuenta la insulina activa, el ejercicio a realizar, y los alimentos a ingerir.  Utiliza alimentos de bajo índice glucémico ricos nutrientes con fibra, antioxidantes, vitaminas y minerales.
  • NO utilices diuréticos en medicamentos, es muy peligroso. En la fase de definición previa a competición muchos preparadores utilizan este método para la eliminación de líquidos. Entiende que cuando una persona con diabetes elimina su agua, su glucosa puede tener un efecto hiperglucemiante. Y la reducción o corte de agua con esa hiper puede ser letal. Si vas a utilizarlos que sean naturales como la cola de caballo en pastillas.
  • Si no llegas al punto deseado trabaja y esfuérzate. Lo bonito de este deporte es ver como tu cuerpo va tomando su forma con el paso de los años, no quieras correr, y buscar resultados rápidos a costa de poner en peligro tu salud. Recuerda que nosotros somos más vulnerables.

Conclusiones para competir en bikini fitness con diabetes tipo 1

Para mí son las pautas más importantes que debes tener en cuenta. Sin olvidar, que lo más importante es la comunicación con tu preparador, debes de tener una comunicación constante. Sobre todo los meses previos a la competición, debes informarle de todo. Cualquier síntoma e inquietud que pueda desviarte de tu objetivo. La mente puede hacerte una mala jugada, por ello es importante también tenerla entrenada.
Pero sobre todo aprovecha esta era de la nueva tecnología, los tiempos en los que vivimos ahora tenemos una cantidad de herramientas para tener un buen control de la diabetes. Gracias a Insulclock pude tener un tratamiento completamente controlado, cuando haces 6 comidas al día en las que tienes hidratos de carbono, requiere administrar insulina mínimo 6 veces sin contar las posibles correciones, etc. ¿Os imagináis las de veces que te puedes llegar a preguntar si me puse la insulina al cabo de un día? Gracias a este sistema pude llevar una vida tranquila, ya que todos mis datos se registraban automáticamente. También utilizaba glucómetros de monitorización flash, ya que cuando hacemos cualquier esfuerzo físico las mediciones aumentan.
Y por último, deciros que tus sueños deben ser más grandes que tus miedos. Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo por tener diabetes. Porque la diabetes es una enfermedad pero no estamos enfermos. Hay muchos profesionales que no están actualizados, y en el pasado quizás no fuera posible pero hoy en día gracias a la tecnología y lo recursos que disponemos pueden ayudarnos a cumplir nuestros objetivos. En mi caso, competir en bikini fitness con diabetes tipo 1.