Diabetes infantil: mi hijo la padece y tiene que volver al cole. No podré controlar su tratamiento con insulina como durante las vacaciones. ¿Y ahora qué hago?

Con la llegada de septiembre, más de uno se habrá hecho esta pregunta al empezar los preparativos para la vuelta al cole. El ritual que se repite cada año a estas alturas requiere de una dedicación especial cuando se trata de diabetes infantil: estos niños dejan de estar bajo la supervisión constante de sus padres para pasar varias horas al día con otros responsables y compañeros que no conocen tan de primera mano esta enfermedad. 

Es normal por tanto que la preocupación de los padres de niños con diabetes infantil aumente, pero también que se cometan algunos errores por desconocimiento o falta de preparación. 

¿Quieres saber cuáles son estos errores más comunes? Empecemos por la falsa denominación del término diabetes infantil como un tipo específico de diabetes.

¿Qué es la diabetes infantil?

La diabetes infantil no deja de ser un sobrenombre para la diabetes que afecta a niños/as, pero en realidad no es un tipo de diabetes en sí.

Siempre se ha relacionado a la diabetes infantil con la diabetes del tipo 1, ya que es la que afecta más habitualmente a los pacientes en edad infantil. No obstante, esto está cambiando, y la incidencia de la diabetes de tipo 2 en niños se ha triplicado en los últimos 20 años debido al aumento de la obesidad infantil.

Si quieres saber cuántos tipos de diabetes hay, te lo explicamos aquí.

No obstante, cuando la diabetes, especialmente la de tipo 1, afecta a niños y al sector más joven, sí es común que tengan lugar una serie de errores relacionados con el tratamiento de esta enfermedad, normalmente causados por el desconocimiento o la creencia en falsos mitos.

Menos mal que en Insulclock estamos para arrojar un poco de luz al tema, como te explicamos a continuación.

Diabetes infantil, errores a evitar:

  • Limitar su actividad física

Por increíble que parezca, todavía hay padres que creen que su hijo con diabetes no puede realizar una actividad normal como el resto de niños por el hecho de padecer esta enfermedad. Pues bien, la diabetes no debería ser nunca un obstáculo: la única diferencia es que el niño/a con diabetes necesita realizar una serie de controles y una planificación previa. 

Es indispensable por tanto, que tu hijo y sus profesores sean conscientes de ésto y sepan realizar las comprobaciones necesarias y detectar posibles síntomas de alarma. De esta forma, nada impedirá que pueda disfrutar de las mismas actividades que el resto de sus compañeros. 

  • Seguir con las mismas dosis que durante el verano

Lo más común es que, pasado el verano, el ritmo de actividad física realizada por el niño cambie (algunos niños son más activos durante las vacaciones, mientras que otros es durante el período escolar cuando ven incrementada su actividad), por lo que los niveles de insulina también sería necesario cambiarlos. Otros factores como el estrés con la vuelta al cole, o incluso el cambio de temperatura, también pueden condicionar el tratamiento con insulina. 

Ajustar el suministro de dosis a estas nuevas condiciones y niveles de glucosa es indispensable, puesto que continuar con el mismo tratamiento ahora puede tener un resultado diferente sin que lleguemos a comprenderlo del todo. Nuestra recomendación es que acudas a tu servicio médico de referencia y que te ayuden a ajustar las pautas necesarias para que todo fluya con normalidad en la vuelta al cole.

  • Confiar en que sus profesores sabrán cómo actuar

Si bien los profesores suelen saber actuar en caso de que un niño necesite primeros auxilios, puede (y es bastante frecuente, de hecho) que no tengan estos mismos conocimientos sobre otras enfermedades como la diabetes. Concertar una reunión previa con ellos y con el resto de personal que corresponda es indispensable, tanto para que estén preparados para los cuidados que tu hijo pueda necesitar como para colaborar en tu tranquilidad diaria, conociendo sus niveles normales de glucosa y sabiendo cómo actuar si es necesario. 

LA MEJOR APP DE DIABETES

Compatible con los principales glucómetros y monitores de glucosa contínuos.



Nuestra recomendación es que programes una visita con el tutor/a. Es importante que seamos precavidos, y aunque no sea la primera vez que nuestros hijos vayan a clase después del diagnóstico con diabetes es muy importante que solicitemos una cita con el tutor escolar. Tanto mamá como papá deben preparar esa reunión y conocer en profundidad los horarios de clase, las comidas, los descansos…

Es importante que le transmitamos al tutor toda la información posible sobre el manejo de la diabetes, y todos los contratiempos que pueden tener lugar con esta enfermedad. Existen varias fichas informativas muy esquemáticas de lo que se debe de hacer en caso de hiperglucemia o hipoglucemia.

  • No prepararle un kit especial

Es cierto que en los colegios siempre habrá botiquines y conocimiento de primeros auxilios pero, de nuevo, la diabetes es otra cosa. Además de una ficha de control informativa, tu hijo debería ir provisto de su propio kit de diabetes con al menos los siguientes elementos: 

  1. Glucómetro y tiras reactivas
  2. Pinchador y lancetas.
  3. Plumas de insulina y microagujas de repuesto. 
  4. Glucagón para posibles emergencias con instrucciones de uso.
  5. Carbohidratos de absorción rápida (zumos de frutas, azucarillos…).
  6. Teléfono de contacto de padres/tutores en caso de emergencia.

Insistimos en la necesidad de elaborar instrucciones escritas sobre el manejo de la diabetes infantil de tu hijo, aunque haya habido una reunión informativa previa con sus profesores y responsables más directos. En esta ficha no deberían faltar los límites de glucosa de referencia normales en sangre, por debajo de los cuales se consideraría una posible hipoglucemia, así como los posibles síntomas que se manifestarían. También una breve explicación de cómo realizar los controles de glucosa, especialmente antes y después de realizar actividades físicas, cuando el riesgo de hipoglucemia es mayor. 

Por último, pero no menos importante, debemos establecer e incluir en este kit el protocolo de actuación en caso de pérdida de consciencia y de necesidad de administrar una dosis de glucagón. Esperamos que no sea necesario, pero siempre es mejor saber cómo actuar en estos casos.

  • Ser siempre quien le recuerda que se ponga su dosis de insulina

Es normal que vuestra preocupación como padres aumente con el inicio del curso escolar puesto que tu hijo pasará varias horas al día sin vuestra supervisión directa. Pero ser la persona que le recuerda constantemente que debe administrarse su insulina no ayuda en su autonomía. Ni en tu tranquilidad. 

No obstante, hoy en día puedes contar con sistemas de monitorización igual de eficientes que tu instinto paternal: es el caso de dispositivos como Insulclock, que permite establecer alarmas para recordar cuándo administrar la dosis de insulina, detectar que estas inyecciones se hayan realizado de forma correcta, y avisarte cuando no haya sido así. Nada escapará de tu control pero sin privar tampoco a tu hijo de la autonomía que necesita. ¿Quieres saber todo lo que puede hacer Insulclock?

Insulclock, tu gran aliado

En resumen, la vuelta al cole no debería ser muy diferente en el caso de los niños con diabetes que para los demás niños. Simplemente es necesario que se realicen una serie de controles y cuidados extra, especialmente al inicio del curso escolar, para que el niño se adapte con total normalidad.

En Insulclock somos conscientes de la preocupación y desconfianza que genera el tratamiento de la diabetes cuando se trata de nuestros seres queridos y de su salud, y por eso hemos diseñado un dispositivo que contribuye tanto a tu tranquilidad como a su autonomía en el tratamiento de la diabetes. 

Estamos convencidos de que será vuestro gran aliado en esta vuelta al cole.