La hiperglucemia se define por el aumento del nivel de glucosa (glucemia) en la sangre, puede ser de manera puntual o mantenida. La gente no habituada a la diabetes suele referirse coloquialmente a “tener el azúcar alto”. Es una situación que se puede manifestar en una persona con diabetes tipo 1 y tipo 2.

En una persona con diabetes se considera hiperglucemia cuando el nivel de glucemia es superior al objetivo, de forma genérica se suele considerar si es superior a 130 mg/dl en ayunas y antes de las comidas y por encima de 180mg/dl después de las comidas

Un nivel de glucosa en sangre superior a 250 mg/dl se considera muy elevado, por lo que si se constata este grado de hiperglucemia puede ser necesario comprobar los niveles de cuerpos cetónicos (cetonas) en sangre u orina, especialmente en las personas con diabetes tipo 1.

¿Por qué sucede la hiperglucemia?

Los mecanismos por los que se llega a esta hiperglucemia en las personas con diabetes tipo 1 suele ser que el organismo no cuente con la suficiente cantidad de insulina, bien porque no se ha administrado, o porque por diferentes situaciones (estrés, enfermedades) haya un exceso de hormonas contrarreguladoras (adrenalina, cortisol, GH, glucagón) que producen una elevación de la glucemia. La hiperglucemia en las personas con diabetes tipo 2 se suele presentar porque el organismo no puede utilizar la insulina de forma adecuada. Además, algunos medicamentos también pueden elevar los niveles de glucosa en la sangre.

Causas de la hiperglucemia

Hay muchas causas que pueden desencadenar hiperglucemia, pero entre las más frecuentes están:

Relacionadas con la insulina u otros tratamientos para la diabetes:

  • Administrar una cantidad de insulina menor a la que se necesita.
  • Omitir alguna dosis de insulina.
  • Inyección en zonas donde pueda producirse una menor absorción, como por ejemplo zonas de lipodistrofia.
  • Utilización de insulina caducada.
  • Insulina en mal estado (por ejemplo por temperaturas extremas) Consejo: analizar visualmente el aspecto de la insulina.
  • Omitir el tratamiento pautado para la diabetes (por ejemplo, antidiabéticos orales, insulina, etc.).

Relacionadas con la ingesta de alimentos o bebidas:

  • Ingesta de una cantidad de hidratos de carbono (tanto en forma de alimento sólido como líquido, como por ejemplo las bebidas energéticas) superior a la recomendada en el plan de alimentación (éste puede ser en forma de raciones de hidratos de carbono, método del plato, etc. según lo recomendado por nuestro equipo sanitario).

Relacionadas con el ejercicio físico:

  • Realizar menos actividad física de la habitual.
  • El ejercicio físico anaeróbico o realizado en condiciones de estrés puede también producir hiperglucemia, sobre todo al inicio del mismo.

Relacionadas con el estrés:

  • Pueden ser estrés metabólico causado por una enfermedad intercurrente (infecciones: faringitis, amigdalitis, gripe, etc.; enfermedades o intervenciones quirúrgicas).
  • También el estrés emocional puede causar hiperglucemia, (los conflictos familiares, los problemas en la escuela o los problemas de pareja, etc.).

En relación con el sistema hormonal se produce el fénomeno del alba: éste es un aumento de las hormonas contrarreguladoras (glucagón, adrenalina, hormona del crecimiento y cortisol) que el cuerpo produce diariamente alrededor de 04 a.m.-05 a.m.

Relacionados con la toma de medicamentos:

¿Cuáles son los síntomas de la hiperglucemia?

La hiperglucemia puede producir síntomas variados,  entre los más frecuentes están:

  • Orinar más de lo habitual (conocido como poliuria) y/o mojar la cama (enuresis nocturna).
  • Beber más de lo habitual, con aumento de la sed (polidipsia).
  • Náuseas y vómitos*
  • Cansancio y somnolencia*
  • Labios y lengua secos*
  • Irritabilidad*
  • Visión borrosa
  • Dolor abdominal
  • Infección por hongos (si la hiperglucemia es mantenida).
  • Curación lenta de heridas (si la hiperglucemia es mantenida y hay un control deficiente de la diabetes).

*: estos síntomas también se dan en situaciones de descompensación como la cetoacidosis.

¿Qué hacer ante una hiperglucemia?

  • Averiguar y tratar las causas de la hiperglucemia.
  • Es necesario beber abundantes líquidos sin hidratos de carbono. La bebida más indicada es el agua, no se deben tomar refrescos, ni colas, ni zumos, ni ningún líquido que contenga azúcar.
  • Aumentar las mediciones de glucosa y cuerpos cetónicos si es preciso (cuando la glucemia sea superior a 250mg/dl) para prevenir complicaciones como la cetoacidosis diabética (en personas con diabetes tipo 1) o una situación de coma hiperosmolar (en personas con diabetes tipo 2).
  • Si no hay presencia de cuerpos cetónicos (son negativos por debajo de 0.6mmol) se puede realizar actividad física (si no hay una enfermedad intercurrente que lo impida).
  • Administrar el tratamiento corrector de insulina si éste ha sido pautado por tu equipo endocrinológico (teniendo en cuenta el factor de sensibilidad). No dejar de aplicarse el tratamiento de base.
  • Tomar alimentos con bajo índice glucémico.
  • En caso de niños o adolescentes en periodo escolar hay que informar al profesorado para que puedan facilitar el acceso a los líquidos y a los lavabos siempre que se necesite.
  • Si los niveles elevados de glucosa en sangre se mantienen durante varios días, consultar al equipo endocrinológico o centro sanitario de referencia, por si es necesario ajustar el tratamiento.

Recomendaciones para prevenir la hiperglucemia:

  • Intenta llevar un buen control de tu diabetes, según tus objetivos personales. Recuerda que no valen las mismas cifras para todos. Acuerda tus objetivos junto con tu equipo sanitario.
  • Mantén siempre la insulina y otros medicamentos en buenas condiciones de almacenamiento y conservación, ante la duda de que no presente buen aspecto no te lo administres.
  • Si utilizas insulina u otros antidiabéticos inyectables no olvides la importancia de rotar las zonas de punción, porque si siempre se pincha en el mismo se dificulta la absorción del medicamento y no será tan efectivo.
  • Si eres portador de infusor de insulina (ISCI) es recomendable revisar todos los elementos para ver que funcionan correctamente (catéter, insulina, que no haya presencia de aire…).
  • Intenta mantenerte activo y realizar ejercicio físico según tus posibilidades, pequeños cambios en tus hábitos pueden ayudarte a mejorar tu control en diabetes (subir y bajar escaleras en lugar de usar ascensor, caminar, bailar…). El tipo de ejercicio físico recomendado tiene que ser el adecuado para cada persona, a rasgos generales tiene que ser aeróbico, realizado a diario (o entre 3 a 5 veces a la semana), en sesiones de intensidad y duración similar. Además, busca actividades que te resulten divertidas, para no perder el interés y mantener sus beneficios sobre la diabetes.
  • Si tienes dudas sobre alimentación, tratamiento, ejercicio físico… no dudes en preguntar a tu educadora o personal sanitario de referencia.
  • No olvides que en diabetes a veces uno más uno no siempre son dos, y aunque tengamos buenos controles, puede haber situaciones que no dependan de nosotros y nos alteren las cifras de glucemia, lo importante es detectarlas a tiempo y saberlas corregir adecuadamente.

Si te interesa también puedes leer el post sobre la hipoglucemia de Joaquín Puerma.

Enlaces de interés:

Normoglucemia.

Hemoglobina glicosilada.

Gestión de residuos para pacientes con diabetes.