Insulinodependiente desde los 13, Pepa nos aportó un conocimiento extremadamente valioso.

Este miércoles tuvimos el placer de recibir a Pepa. De todos las personas con diabetes  que han venido a visitarnos, Pepa ha sido sin duda, una de las betatester más críticas. Pero también, una de las pacientes que nos ha aportado información más valiosa. Ella es economista. Lleva 32 años lidiando con la diabetes y dependiendo de la insulina para vivir…

Cuando tenía 13 años, le diagnosticaron la enfermedad y nos cuenta que salió del hospital con una hoja en la mano con los alimentos que le permitían comer, aquello le resultó muy traumático. Pepa es una mujer muy fuerte, formada e independiente. Por eso, lo que más le cuesta de su enfermedad es tener que depender de ponerse las dosis de insulina.

“Con la insulina inyectada no controlas los tiempos… Los tiempos te controlan a ti”. Es usuaria de bomba porque cree que es el sistema que más independencia le genera. Sin embargo,  confiesa que cuando se quita la bomba para ducharse y se olvida, tiene más de un percance. El problema sigue siendo el de siempre, fallos y olvidos a la hora de administrarse la insulina.

Es una experta en contar carbohidratos pero se deja los ojos insertando los datos, de forma manual, en una pequeña pantalla que se conecta con la bomba. Después de mostrarle nuestro Insulclock, explicarle detalladamente su funcionamiento y demostrarle rigurosamente sus beneficios, le preguntamos su opinión acerca de nuestra solución. Tras mucho debatir y rebatir acerca del dispositivo,  nos quedamos con su última frase: “Está bien y será útil para muchísimas personas”.

¡Muchas gracias Pepa por ser tan estupenda y aportarnos tanto!