La diabetes puede provocar enfermedades de encías. A su vez, éstas dolencias dificultan el control del azúcar en sangre. Esto sucede porque las personas con diabetes son más vulnerables de contraer infecciones bacterianas, como gingivitis (enfermedad de las encías en su etapa de inicio) y periodontitis (enfermedad de las encías en estado avanzado).
Los estudios indican que las personas con diabetes corren un mayor riesgo de problemas de salud bucal al tener menos capacidad para combatir las bacterias. También, puede ser causa de sequedad en la boca y una infección por hongos llamada muguet (candidiasis oral). La sequedad en la boca se produce por salivar insuficientemente. La diabetes también puede aumentar la glucosa en la saliva. El  muguet, que se presenta en forma de placas blanquecinas, que duelen.

Un estudio publicado en www.medicinaoral.com, elaborado por estomatólogos, odontólogos y endocrinólogos de diferentes universidades españolas, establecieron que los problemas bucodentales en pacientes con diabetes mellitus evidencia que  el tipo y la evolución de la enfermedad se relacionan con el número de caries. Además, se observó que el estado de higiene oral es significativamente peor en los pacientes diabéticos a partir de los 56 años de edad.

El estudio de la diabetes y de otras enfermedades metabólicas despierta, en la actualidad, un gran interés gracias a los avances en diagnóstico y a las terapias innovadoras. Estas manifestaciones orales suponen molestias y dolor, que dificultan una correcta alimentación pero, además, pueden empeorar el pronóstico de esta enfermedad base.

Para ayudar a prevenir problemas graves en la boca, se debe mantener un buen control del nivel de glucosa en la sangre, una buena higiene bucal y se debe posponer cualquier procedimiento dental, si no es urgente, hasta que se tenga bien controlada la glucosa.

Otras recomendaciones a tener en cuenta:

-Cepillarse los dientes dos veces al día y pasarse seda dental con regularidad.

-Inspeccionarse la boca habitualmente.

-Hacerse chequeos cada seis meses, mínimo.

-Evitar fumar.

-En el caso de uso de dentadura postiza, sacársela y limpiársela a diario.

-Mantener informado al dentista de los cambios de salud y de si se toma algún medicamento.

-Informar al dentista si la dentadura postiza no es cómoda o si duelen las encías.

Las personas con diabetes necesitan de cuidados especiales, es por ello que el dentista e higienista son las personas equipadas adecuadamente para satisfacer esas necesidades, con la propia ayuda del paciente. Si tienes diabetes, cuida tu salud oral.

Enlaces de interés:

www.medicinaoral.com

Asociación Americana de Diabetes