La diabetes tipo 1 es una enfermedad crónica que obliga al paciente a estar pendiente diariamente de sus niveles de glucosa en sangre, de administrarse las dosis apropiadas en cuanto a la insulina y de llevar un buen control sobre la ingesta de carbohidratos.

Para poder llevar a cabo todas esas intervenciones en el cuidado de la diabetes, el/la paciente requiere de los conocimientos expertos de diversos profesionales de la salud.

Sin embargo, debemos ser conscientes que el miembro más importante del equipo, es el paciente que vive con diabetes. En el momento del diagnóstico y durante la primera etapa es cuando más cuesta aceptar y asumir que se padece una enfermedad crónica “para toda la vida”. En el control de la diabetes una actitud positiva o negativa puede marcar la diferencia.

¿Quién es quién?

Una buena estrategia de afrontamiento ante las complicaciones de la diabetes es disponer de un gran equipo constituido por personal médico especializado.  A continuación te explicamos quién compone el equipo médico de la diabetes.

Médico de cabecera

Aunque los problemas sean relacionados con la diabetes, la primera figura a la que debe dirigirse el paciente cuando se experimenta cualquier síntoma relacionado con la diabetes, es al médico de cabecera, que puede ser en caso de que sea para un niño/a un pediatra o en caso de un adulto médico de familia. El médico de cabecera se encargará de la derivación a un especialista en la enfermedad.

Endocrinólogo/a

Es el médico especialista que diagnostica y trata las enfermedades de las hormonas, del metabolismo y de los problemas nutricionales. El endocrino se encargará de desarrollar una estrategia para que el paciente tenga un buen control en su diabetes. Para ello, realizará una valoración del paciente desde un reconocimiento físico hasta comprobar los datos de registros de los controles de glucosa como las dosis en cuanto a la administración de la insulina. Y será el encargado de solicitar analíticas periódicas para verificar que el estado de salud del paciente sea el correcto (hemoglobina glicosilada).

En el caso de los niños, el especialista será un endocrinólogo pediátrico atendiendo todo lo relacionado con problemas de crecimiento, diabetes y otros trastornos.

Nutriólogo/a o nutricionista

Es el médico especializado en nutrición y endocrinología. Tiene la capacidad de realizar una evaluación del estado nutricional del paciente con diabetes. Es la persona indicada para elaborar un plan alimenticio adecuado. Evalúa los gustos y necesidades en cuanto a la alimentación y la práctica del deporte, planeando así un menú diario idóneo y más saludable de tal forma que ayude a controlar su diabetes. Todo con la finalidad de que el paciente aprenda a detectar que alimentos son los que provocan los niveles altos o bajos de la glucosa en sangre.
El nutriólogo te puede ayudar a controlar tu glucosa de la manera más simple y sencilla: enseñándote a comer.

Educador/a en diabetes

La educación terapéutica en diabetes (ETD) es un proceso interactivo y progresivo que tiene como objetivo facilitar los conocimientos y la habilidad imprescindibles para el autocuidado del paciente mediante el apoyo al paciente y a su familia. El papel del educador puede ser representado según sea médico, enfermera, farmacéutico, dietista-nutricionista, psicólogo, podólogo, asesor en educación física, trabajador social y paciente experto.

Es la figura más importante en cuanto al tratamiento en esta enfermedad, ya que te enseñará muy bien en qué consiste la diabetes y cómo afecta al cuerpo.

Son los encargados de enseñar y realizar las siguientes pautas:

  1. Cómo poner las inyecciones de insulinas o cómo utilizar la bomba.
  2. Utilizar de formar correcta todas las herramientas como glucómetros, sensores, etc
  3. Dar las pautas para saber cómo reaccionar ante complicaciones como una hipoglucemia e hiperglucemia.
  4. Todo lo relacionado sobre el conteo de los carbohidratos, y así aprender a calcular las raciones.
  5. Ajustar las dosis de insulina en la rutina diaria o según el tipo de ejercicio que practiques.
  6. Revisar y examinar todos los objetivos previstos para el tratamiento.
  7. Hablar con el paciente en caso de que surja cualquier problema o dificultad durante el tratamiento.
  8. Verificar periódicamente algunas de las complicaciones que pueden aparecer a lo largo del tratamiento como el pie diabético.

Enfermera/o

Su labor constituye un elemento esencial, ya que es igual o similar a la figura del educador/a comentando antes. Su trabajo consiste en mejorar la educación diabeto-lógica de pacientes y familiares. Tiene como propósito disminuir la morbilidad y mortalidad por diabetes y como objetivo fundamental elevar la calidad de la atención a este tipo de pacientes. Tenemos que tener en cuenta que las funciones del enfermero/a del médico de cabecera o familia, no suelen ser las mismas que el/la enfermero/a del endocrino/a. Ya que esté último representa más a la figura comentada antes de educador/a en diabetes.

En el caso del enfermero/a del médico de familia, sus actividades fundamentales a destacar entre muchas otras son:

  1. Entregar al paciente el material diabético que necesite en su tratamiento (tiras, agujas, lancetas, etc.).
  2. Realizar controles de visita al hogar (personas dependientes) para verificar el cumplimiento de la dieta, el conocimiento de la familia acerca de la enfermedad del paciente, monitorizar las pruebas realizadas por el paciente en su ausencia.
  3. Contribuir a que el paciente se realice análisis de orina una vez al año.
  4. Extracción de sangre para la realización de analíticas.

Psicólogo/a

Además del tratamiento médico, el psicológico es fundamental para combatir esta enfermedad ya que, entre otros aspectos, mejora la adherencia al tratamiento y la aceptación de la misma por el paciente. La figura del psicólogo ayudará al paciente a aceptar la patología y cumplir con el tratamiento para el autocuidado del enfermo. Al tratarse de una enfermedad crónica, implica muchos cambios en la rutina diaria, tanto para los pacientes como para sus familiares. Todo puede llegar a generar una fuente de estrés, ansiedad, miedos, depresión por lo que el apoyo psicológico resulta fundamental en su primera etapa para garantizar el bienestar emocional y el ajuste psicosocial, sobre todo cuando se trata de menores.

Además, el apoyo psicológico facilita que no se establezcan pautas de educación basadas en la sobreprotección por parte de los padres, sino que se promueva una responsabilidad compartida en el cuidado de la diabetes, estimulando la autosuficiencia por parte del menor de su propio cuidado.

Fisiólogo/a en el deporte

Es la persona que intenta entender las respuestas del organismo al ejercicio y las adaptaciones al entrenamiento. Sabemos que el ejercicio es un componente importante en el manejo de la diabetes, de manera que puede ser utilizado para fomentar la salud y la calidad de vida de los pacientes afectados por la diabetes.

En algunos gimnasios reciben derivaciones de médicos, solicitando una prescripción o programa de ejercicio para los pacientes con diabetes, esto se debe a que algunos “instructores de fitness” designados o el entrenador personal, no cuenta con una educación especializada. Es entonces, cuando la figura del fisiólogo es necesaria, ya que éste se encargará de darle al paciente las pautas necesarias para que pueda realizar su deporte predilecto sin sufrir ningún tipo de incidente.

Podológo/a

El paciente con diabetes es más propenso a tener problemas en los pies, como el pie diabético. Ante esta complicación debemos acudir a un profesional especializado. El profesional de la podología puede actuar en la atención al pie diabético, desde a nivel de atención primaria como cuidados del pie, prevención de deformidades y úlceras y tratamiento de lesiones no complicadas, al ámbito hospitalario en donde deberá tratar a pacientes con lesiones complicadas siguiendo protocolos de abordaje multidisciplinar.

No todos los pacientes tienen el mismo riesgo para el desarrollo de lesiones en los pies. Por ello, es importante identificar a aquellos pacientes que tienen un mayor riesgo de sufrir este tipo de lesiones. Esta valoración debe de hacerse periódicamente por un podólogo ya que durante la propia evolución de la diabetes, con el tiempo pueden aparecer complicaciones graves.

Oftalmológo/a

Las complicaciones visuales son de las más peligrosas para los diabéticos como el edema macular y la retinopatía diabética. El oftalmólogo debe ser compañero habitual en el control de la diabetes.

Es muy importante que la gente sea consciente de que la diabetes es una enfermedad silenciosa, no duele, y por ello no suele despertar una mayor preocupación en los afectados. Pero a lo largo de los años, si no se tiene un buen control durante el tratamiento, se diagnostican consecuencias muy graves como la pérdida de visión severa. Consecuencias que muchas veces pueden evitarse acudiendo a las revisiones anuales derivadas por su endocrino al oftalmólogo.

Urológo

El urólogo es el especialista que se encarga de analizar y aplicar el tratamiento correspondiente en problemas que afectan al aparato urinario a nivel de los riñones, de la vejiga, de los uréteres y de la uretra. Además, también se encarga de la salud del aparato genital del hombre.

Debemos tener en cuenta que las personas con diabetes pueden llegar a presentar un inicio precoz en cuanto a  complicaciones como disfunción eréctil, eyaculación retrógrada, dolor al orinar, orina con sangre, ardor y ganas frecuentes de orinar. Esto sucede debido a que la diabetes daña los vasos sanguíneos y los nervios de los órganos sexuales.

Por ello, es muy importante no posponer la visita con el urólogo cuando la persona note algún tipo de molestia o alguna respuesta extraña en el organismo.

Neurólogo

Una de las complicaciones más graves que puede provocar la diabetes es el daño a los nervios en todo el cuerpo, provocando lo que hoy en día se conoce como una neuropatía diabética. Principalmente, esto ocurre en las personas que tienen una mala adherencia al tratamiento, debido a que durante mucho tiempo sus niveles en la glucosa han sido muy elevados. El neurólogo es la persona que diagnostica y trata los trastornos de cerebro, de la médula espinal, los nervios, de los músculos y del dolor, especialmente el dolor de cabeza.

Dentista

La diabetes puede provocar problemas bucodentales. A su vez, estas dolencias dificultan el control del azúcar en sangre y les hace más vulnerables de contraer infecciones bacterianas. Las personas con diabetes necesitan de cuidado especiales, es por ello que el dentista e higienista son las personas equipadas adecuadamente para satisfacer esas necesidades, con la propia ayuda del paciente.

 

Tampoco debemos olvidar que es fundamental para la persona que vive con diabetes, sentirse arropado y apoyado por sus familiares tanto como de las personas que le rodean. Tu red de apoyo  familiar, incluidos los amigos, juegan un papel importante, ya que pueden ayudarte a que sea más llevadera y pueden auxiliarte en una situación de emergencia.

Pero también debemos tener en cuenta, que es muy importante encontrar un equilibrio en la relación de apoyo, confianza y compañía sin ser tan extremista donde sólo exista una relación con esa persona por tan sólo su diabetes, o en el peor de los casos, estar muy lejos y desinteresados acerca de lo que le sucede a nuestro familiar.

Tampoco debemos olvidar  al movimiento asociativo, es decir, a las asociaciones como por ejemplo Asociación de diabetes Madrid ya que son una herramienta complementaria a la atención sanitaria, y que son un apoyo tanto para las personas afectadas como de sus familiares, ayudando además a la integración social de los colectivos de enfermos. La unión y el apoyo entre iguales es una fuerza imparable y capaz de conseguir grandes cambios.