La insulina es una hormona producida por el páncreas, que contribuye a regular los niveles de glucosa en sangre. Esta hormona es vital para el transporte y almacenamiento de la glucosa en las células y ayuda a utilizar la glucosa como fuente de energía para el organismo.

La insulina actúa como una llave para permitir que la glucosa acceda a las células. Si la glucosa no puede entrar en las células, se acumula en la sangre.

El páncreas produce de dos formas diferentes la insulina:

  • Una lenta y continua que ayuda a que los niveles de glucosa se mantengan siempre estables entre 70-100 mg/dl conocida como secreción basal.
  • Otra rápida y en mayor cantidad secretada generalmente cuando la glucosa sanguínea se encuentra en valores altos después de los alimentos, conocida como secreción pulsátil.

Insulina de acción intermedia

Las insulinas de acción intermedia tienen añadidos aditivos como protamina (proteína del salmón) o zinc para enlentecer su acción.

Clasificación

Humana

Durante casi 50 años la única insulina disponible era la de las vacas y los cerdos, hasta que NovoNordisk descubrió como elaborar insulina humana sintética usando el ingrediente clave de una hogaza de pan, la levadura. La insulina humana se obtiene, por ingeniería genética para añadir el gen de la producción de insulina a su ADN, es decir, que ha sido modificada genéticamente para producir insulina con una estructura química idéntica a la producida por el páncreas humano.

Análogos

En los últimos años se han desarrollado los denominados análogos de la insulina, que son moléculas similares a la insulina humana, modificadas por bioingeniería genética en las que se ha cambiado la secuencia de aminoácidos. Estas insulinas presentan características farmacocinéticas que potencialmente permiten mejorar el perfil de utilización de las insulinas convencionales. Los análogos de insulina surgen de modificaciones bioquímicas de la insulina humana. Estas modificaciones de la molécula de insulina alteran tanto la absorción como el inicio y la duración de la acción, lo que ofrece ventajas sobre las insulinas convencionales.

En la actualidad se dispone de tres análogos de insulina de acción ultrarrápida: la insulina lispro, la aspártica y la glulisina. También se dispone de tres análogos de acción prolongada: la insulina glargina, detemir y el albulin.
Además, existen que reproducen mejor la secreción fisiológica que la insulina humana regular e insulina de acción intermedia como la Neutral Protamine Hagedorn (NPH), respectivamente.

En esta entrada nos centraremos en los de insulina de acción media.

Principio activo

Se define al principio activo como toda materia, cualquiera que sea su origen – humano, animal, vegetal, químico o de otro tipo – a la que se atribuye una actividad apropiada para constituir un medicamento.

En el caso de las insulinas, todas se componen por un principio activo al cual se le denomina una marca comercial.

NPH (Regular + Protamina)

La insulina isofánica o NPH (Neutral Protamine  Hagedorn) y la insulina Lispro Protamina  se obtienen añadiendo protamina a una insulina de acción rápida (a la regular la NPH y a la lispro la NPL) y así retrasar su absorción y prolongar el efecto.

Mecanismo de acción: Esta comienza a actuar entre 30 y 90 minutos después de su inyección y permanecen activas en un efecto máximo de 16 horas. En el caso de Humalog Basal Kwipen su acción da comienzo entre los 10 y 20 min tras la inyección. Su administración está indicada 30 minutos antes de la ingesta, aunque generalmente, se inicia su administración a la hora de dormir para reducir el riesgo de hipoglucemia nocturna.

Insulatard® 

  • Vial

Insulina de acción intermedia

  • Flexpen

Insulina de acción intermedia

Humulina NPH® 

Insulina de acción intermedia

NPL (Neutral Protamine Lispro) 

No se han considerado como moléculas distintas ya que en realidad se trata de insulina lispro o aspart retardadas con protamina y que ofrecen las mismas características farmacocinéticas que la insulina NPH (su fabricación ha sido necesaria para realizar las mezclas de insulina en un mismo “bolígrafo”, ya que, por ejemplo, no se debe mezclar insulina lispro con insulina NPH).

Mecanismo de acción: Esta comienza a actuar entre 10 y 20 minutos después de su inyección y permanecen activas en un efecto máximo de 16 horas. El mejor momento para administrar esta insulina es en el momento de la ingesta, aunque generalmente, se inicia su administración a la hora de dormir para reducir el riesgo de hipoglucemia nocturna.

Humalog®  Basal

Insulina de acción intermedia